El contagio de más de un centenar de "lobos marinos de un pelo" con gripe aviar a partir del contacto con aves migratorias infectadas generó alertas en autoridades, y los especialistas que advierten que el riesgo de transmisión a humanos es bajo aunque señalaron que nunca antes se vio una afectación de esta magnitud a esa especie al tratarse de una variante del virus altamente patógena. 

Se trata de los primeros casos registrados en Argentina en los que la gripe aviar se traslada de las aves a mamíferos, en particular a lobos marinos de un pelo (Otaria flavescens).

En diálogo con Canal Extra TV,  el doctor, Carlos Leo, rescatista de mamíferos marinos y conservacionista, afirmó que "los lobos marinos, en contacto con las aves, pueden contagiarse a través de sus heces o mucosidad” luego de que el virus mute y genere un ambiente aséptico en el agua del océano y en la playa. 

Gripe aviar en lobos marinos: alerta por la posible mutación del virus y el riesgo en seres humanos

Además enfatizó que el virus puede mutar nuevamente y llegar a contagiar a los humanos. “ “Tenemos que tomar todas las medidas de precaución para que así no sea, porque el virus puede mutar nuevamente y contagiar al ser humano. Por eso se recomienda no caminar por la escollera, no caminar por la playa, no pisar las heces o el orín”, agregó.

“El virus puede mutar y entonces ahí puede contagiar al ser humano. De hecho si nosotros pisamos con nuestros zapatos las heces o el orín o bien en la mucosidad del lobo marino, los llevamos a nuestra casa, además podemos contagiar a nuestras mascotas”, insistió.

Desde mediados de agosto, más de un centenar de ejemplares fueron encontrados muertos en Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut (Península Valdés), Río Negro y en las localidades bonaerenses de Mar del Plata, Necochea, Monte Hermoso, Villa Gesell, Coronel Rosales y se investigan más casos en Villarino.

El virus A en su variante H5N1 presente en los lobos marinos es un subtipo de gripe aviar altamente patógeno, que registró sus primeros casos en Sudamérica en aves silvestres, a fines de 2022 en Perú.

En Argentina los primeros casos en aves fueron en febrero de 2023 en el área natural Lagunas de Pozuelos, en la provincia de Jujuy.

Según reportó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), el contagio en humanos se registró en "una cantidad relativamente baja de casos" en el mundo, que correspondieron a personas que se encontraron en contacto estrecho y por tiempo prolongado con los animales enfermos. Hasta el momento, no se constató el contagio de persona a persona.

El virus H5N1 se transmite por vía oral y respiratoria y se elimina por secreciones (saliva o mucosidad) y excreciones (orina, materia fecal), y puede sobrevivir en el ambiente un periodo de tiempo acotado, que varía según las oscilaciones térmicas diarias, humedad, radiación solar y vientos.

En esa línea, las autoridades de todas las zonas costeras afectadas en el país están pidiendo a la población que no concurran a las playas en las que aparecieron lobos marinos sin vida, y que en especial no lo hagan con mascotas como perros, para evitar, eventualmente, que alguno pueda tomar contacto con el virus a través de un lobo marino o ave infectada.

También recordaron a los productores, instituciones y público en general, la importancia de notificar si se identifica elevada mortandad de especies susceptibles, signos nerviosos, digestivos y/o respiratorios en aves silvestres o aves domésticas comerciales o de traspatio.

Las notificaciones y denuncias pueden hacerse en la oficina del Senasa más próxima, llamando al teléfono (011) 5700 5704; a través de la App "Notificaciones Senasa", disponible en Play Store; escribiendo al correo electrónico notificaciones@senasa.gob.ar, o por medio del apartado Avisá al Senasa, disponible en la página web del organismo.